Envío gratuito a todo México a partir de $1600

Nuestro parecido con el reino animal: Escamas.

mcqueen

En el reino animal existe una gran variedad de colores en especies de insectos, mamíferos, réptiles y peces que muchas veces nos dejan atónitos del placer que causan visualmente. Aunque esta diversidad es causada por muchos factores, en el #HautBlog de hoy nos vamos a detener a observar el fenómeno de la escamación de los animales para poder comprender la humana.

            El caso de escamación en nuestra especie no es necesariamente para ofrecer diversidad en colores; pero presenta similitudes con algunas funciones en peces e insectos como protección y alerta y es por esto que nacen enfermedades y atopias relacionadas a este recubrimiento.

Escamas y descamaciones

Puede sonar como dos palabras parecidas; su diferencia radica en el origen de las escamas en el ser humano ya que se define a esta como el desprendimiento de tiras finas de piel seca del estrato córneo visto en la descamación de exceso de piel.

            Si estudiamos lo que es una escama en función animal como una placa rígida que crece en la piel con el objetivo de proporcionar protección al ambiente y agentes externos podemos notar que ambas nacen a partir de una reacción y están también genéticamente predispuestas según la especie.

.

            Las respuestas de nuestra piel para producir piel dependen de factores climáticos, exposición de ciertas partes del cuerpo a factores externos y a alteraciones en el sistema inmune, este último será tratado en otro momento.

Nuestro parecido marino

Las escamas en los peces son producidas de una manera similar a las uñas y el cabello, se crean en estas criaturas por muchas razones: les ayudan a tener agilidad y a crear armaduras. Están compuestas, en su mayoría, de colágeno y estas son útiles para conocer la edad de sus portadores.

            Nos podemos sentir identificados con esta última función, pero si pensamos más a fondo sobre “crear armaduras” estamos nadando en la función principal de las escamas en los peces: protección.

.

En los seres humanos, el exceso de piel que llega a crear rugosidades en áreas como pies y articulaciones deriva de la exposición de estas partes a factores exógenos (como el clima y el roce de la piel con ropa o espacios físicos) y endógenos como una deficiencia en la producción de lípidos.

            Estos factores crean una xerosis o piel seca con el que nuestro cuerpo acumula los restos de “piel muerta” en ciertas secciones del cuerpo: al principio, esta capa nos sirve como protección a estos roces y cambios pero es importante siempre verlo como una alerta de deshidratación.

La principal función de las escamas en los peces es la protección, gracias a la evolución, especies como el pez león han desarrollado escamas con mayor resistencia para soportar su ambiente de temperaturas extremas y a sus depredadores.

.

            Igual que en los peces, las escamas determinan la edad y la salud de nuestra piel; pero en nuestro caso, esto está determinado gracias a la deshidratación provocada por la edad que llega a aparecer en manos, espalda y cuello presente en xerosis y pigmentaciones.

            En los peces, las escamas también permiten el movimiento a través de diferentes presiones atmosféricas y que, en conjunto con mucosidad existente entre capas de escamas, lubrica y mantiene la hidratación para un movimiento fluido.

Cambio de piel.

Ahora sabemos que el proceso de descamación humano es una acumulación excesiva de estrato corneo, puede ser causado por la edad o por deshidratación corporal; de ambas maneras la mejor manera de combatirlo es con cremas ricas en hidratantes, lípidos, ceramidas y ureas.

            Repasando la función de esta capa de piel, es necesario aclarar que en el ser humano significa alerta y una respuesta rápida de nuestro cuerpo de protección ante contaminante y cambios climáticos.

            Gracias a esta última, especies de animales como serpientes y víboras se han visto beneficiadas: sus escamas, además de ayudarles en camuflaje y locomoción, permiten un depósito de humedad en el cuerpo, el cual es muy importante en su cambio de piel.

            La manera en la que se relaciona esta función con nosotros es que los cuidados de la piel en la descamación deben ser similares a los del cambio de piel en las serpientes:

.

            Es importante siempre mantener hidratada la piel que vamos soltando, si bien las escamas presentan mucha mayor humedad en la piel de las serpientes, la ayuda de hidratantes facilita este cambio de una manera exponencial. Al ser “piel muerta” la humectación entre capas es mucho menor pero aún útil.

            Aunque nosotros no realizamos un cambio evidente de piel como en las serpientes, siempre es bueno mantener un ojo atento en la naturaleza. Esto nos permite descubrir la importancia de la humectación en cualquier proceso descamativo.

La muda asistida de piel en reptiles y serpientes debe ser un proceso satisfecho en hidratación y humectación de cada capa dérmica; en humanos funciona de la misma manera.

Reflejo natural

Somos un reflejo de la naturaleza, no es una casualidad que haya términos similares tanto dentro como fuera de la dermatología y, aunque el proceso descamativo abarca más territorio, es importante entender las bases naturales y evidentes para profundizar más adelante.

            Hay escamas que funcionan para dar color, alerta, para absorber calor y agilizar el vuelo de mariposas; en este caso los peces y las serpientes nos enseñan la función y el desprendimiento pero hay un extenso territorio a ser cubierto pasando por muchas especies en el reino animal.

            Si presentas desescamación, rugosidades o tienes alguna duda sobre las escamas en la piel, acércate a nosotros, deja tu piel en nuestras manos en Haut Boutique.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario