Limpieza facial. 5 mitos sobre ella.

limpieza facial

¿Y tu limpieza facial?

Llegas del trabajo, una fiesta, la escuela o una reunión con tus amigos y tu principal preocupación es el tiempo de sueño que vas a tener; intentas completar tu rutina diaria al máximo: tareas, alimentar a tu mascota, hacer ejercicio, tomar un café o ver tu serie favorita. Estás a punto de cerrar los ojos para dormir… ¿sientes que te falta algo? ¿Y tu limpieza facial?

La mayoría, o realmente todos, tenemos una sensación muy poco agradable al regresar a nuestro hogar. La superficie del rostro se siente acartonada e incluso pegajosa. Sientes la necesidad de lavarte el rostro y muchas veces creemos que con agua es suficiente y que, solamente cuando tu piel lo pide, es necesario hacerlo.

¿Es verdad? Exploremos juntos algunos mitos sobre la limpieza facial para entender su gran importancia en el cuidado de la piel. 

MITO #1: La limpieza facial solamente es necesaria cuando se siente el rostro sucio.

Mentira. Si bien es importante efectuar la limpieza cuando tu piel te lo pide, es aún más importante limpiarla al momento de despertar y al irse a dormir. 

La piel necesita liberarse de los contaminantes de tu día, removerlos es esencial porque tu piel se renueva, se oxigena y repara en la noche y lo mejor es que se renueve limpia, ya que si en este paso encuentra contaminantes, lo más seguro es que nazcan brotes de acné o manchas.

Debido a esta renovación en la noche, es necesario limpiar tu rostro también al despertar para empezar tu día libre de contaminantes, lípidos producidos en la noche o células muertas.

MITO #2: Limpiarse el rostro conlleva una pérdida de tiempo valiosa para tus horas de sueño.

Para poder determinar el valor de este mito, te presentaré una de nuestras experiencias con nuestros clientes en Haut Boutique: al intentar por primera vez su rutina en la noche lo ven como un paso forzado el cual a veces saltan por flojera; al darse la oportunidad de hacerlo notan que, consume menos de dos minutos y, al despertar, sienten menos los efectos de fatiga.

Otro de los comentarios que nos han dicho es que, al hacerlo una costumbre ya no pueden dormir sin realizar la limpieza facial debido a la sensación incomoda que un rostro sucio provoca.

MITO #3: Lavar con jabón corporal es suficiente.

Mentira. El rostro debe tener una limpieza diferente al cuerpo ya que la superficie del cuerpo es mucho más gruesa, añadiendo que el rostro presenta mucho más glándulas sebáceas. 

Es por esto, que conviene muchísimo tener un limpiador que sea especial para tu tipo de piel, que te ayude a tratar los problemas específicos que notes: ya sea rosácea, la producción de sebo, deshidratación, etc.

MITO #4: Usar tu jabón como desmaquillante o tu desmaquillante como jabón.

Existen muchas alternativas de limpieza para todo tipo de pieles: desde espumas, jabones en barra y en gel y, aún así, usar un desmaquillante sigue siendo un producto que toda persona que se maquilla debe usar.

Puede sonar muy obvio, pero al ser una pregunta que nos hacen mucho en Haut Boutique, reitero su importancia: cualquier maquillaje, sea de cobertura básica o alta, sea pigmentado o con primer, debe ser retirado con un producto especial antes de dormir y después retirar los contaminantes y residuos del mismo maquillaje con un jabón especial.

Para elegir el producto que mejor te ayude debes hacerte la pregunta: ¿con qué tipo de maquillaje estoy cubriendo mi rostro? 

  • Si es a prueba de agua, un agua micelar te ayudará a mantener la frescura; o un desmaquillante bifásico removerá todo maquillaje, aunque también un aceite como Nexultra O lo removerá completamente e hidratará tu rostro. En la etiqueta del producto te informará si remueve este tipo de maquillaje, que generalmente es de ojos, y también la manera de usarse.
  • Si es una cobertura media o baja: una leche mantendrá tu rostro hidratado mientras hace una limpieza gentil; una crema permitirá una amplia cobertura, más específica y también hay productos en gel que te da la seguridad de un aseo profundo.
  1. Existen dermolimpiadores que cumplen ambas funciones como las aguas micelares cuyas micelas limpian a profundidad sin irritar o secar tu piel. Es importante utilizar un algodón y masajear en círculos cuando utilices estos productos.

Cada paso es completamente diferente y es necesario aplicar los dos (menos en excepciones como aguas micelares) para que tu piel esté completamente libre de contaminantes y de partículas de maquillaje que pudieron quedar del proceso desmaquillante. Además de los múltiples beneficios que aportará tu gel moussant a tu tipo de piel.

En este video informativo, la mundialmente conocida artista drag Miss Fame enseña su rutina de desmaquíllaje, aunque no uses la cantidad de maquillaje que el artista, explica el alcance de estos productos en la remoción de maquillaje.

MITO #5: Es mejor lavarse el rostro cinco veces o más al día.

Recuerdo cuando quería empezar un estilo de vida de cuidado de piel, pensaba que entre más veces lavara mi rostro, mejor; lo comencé a hacer porque el brillo de mi rostro era bastante y, con el tiempo, percibí que mi piel se sentía cada vez más seca.

Tu piel es una barrera contra los contaminantes y, pasando el día, se prepara para que a lo largo del este, te proteja. Nosotros recomendamos que, en pieles grasas sea máximo tres veces la limpieza en el día para no desgastar los lípidos protectores de la piel.

Si sientes la necesidad de limpieza rápida y eficaz, existen las toallas limpiadoras, las cuales eliminarán el exceso de brillo. Recordando que, también existen cremas con efecto matificante que te aportarán una sensación de alivio durante el día.

Mentira. Con dos veces es más que suficiente. Una en la mañana y la otra en la noche. 

CONCLUSIÓN.

Conoce tu piel, siéntela después del baño y experimenta sus necesidades. Lo maravilloso de esta es que te comunica sus necesidades en la noche y en el día; cuídala mucho pues es la barrera que te protege de todos los contaminantes y el ambiente.

Una limpieza nocturna es tan importante como de mañana, desmaquillarla y prepararla también lo es; no olvides que este paso no es opcional. Es una necesidad que te va a cambiar la vida el hacerlo un hábito.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario