Envío gratuito a la Ciudad de México*

Eligiendo el protector solar perfecto.

fondo-natural-silueta-cactus-contra-cielo-azul-sol-intenso_47726-7805

Entras a una tienda con muchísimas opciones en cuanto a bloqueador solar se trata; después de pensar por minutos, te decides por una marca y te das cuenta que tiene aún más presentaciones del mismo producto así que abandonas la tienda devastadx por no saber qué producto comprar.

            Hemos estado en esa situación bastantes ocasiones, así que hoy en viernes de #HautBlog hablaremos de cómo elegir el protector solar perfecto para tu rutina, estilo de vida y tipo de piel.

Tu rutina importa

El primer paso para elegir bien tu nuevo acompañante diario son tus necesidades y cuántas de ellas se encuentran cubiertas por tu rutina de cuidado de piel, también debes considerar qué le podría faltar a esa rutina.

            Por ejemplo, tienes piel grasa y te encuentras en tratamiento pero necesitas hidratación extra o un anti brillo, entonces podrías escoger una textura en crema o leche para hidratar y un toque seco y/o matificante para evitar el brillo excesivo.

            Si es tu primera vez eligiendo un protector solar, lleva un limpiador facial y elige el tipo de piel analizándola al salir de bañar. Si tu piel brilla en todo el rostro, es piel grasa; si solamente en la zona de nariz y frente, es mixta y si necesita hidratación, es seca.

Un mundo de texturas

Las siguientes texturas son las más conocidas y te pueden ayudar a las siguientes necesidades:

  • Aceite: Su absorción suele ser rápida aunque en la mayoría de los casos se recomienda como un protector corporal para la playa debido al extra estético que aporta y el brillo que provoca en el rostro de pieles grasas y mixtas.

Se recomienda usar en pieles secas y con necesidad de nutrición y brillo.

  • Bruma en spray: Una de las texturas preferidas cuando se trata de reaplicar el protector solar debido a su facilidad y dispersión pues con un disparo a 10 centímetros de tu rostro es suficiente para abarcar todo el rostro.

Se recomienda para todo tipo de pieles que necesitan evitar el contacto directo con productos en el rostro, se evita la penetración de contaminantes y se puede tener en el auto, además de ser el preferido para los niños.

  • Crema: Lípidos hidratantes perfectos para pieles secas debido a la hidratación de su textura densa. Se recomienda para el primer uso del día y aporta brillo en la piel.

Si decides utilizar una crema teniendo piel mixta es aún más importante dosificar la dosis de aplicación.

  • Crema matificante: Aliado perfecto de pieles mixtas pues hidrata, tiene una absorción rápida y matifica (desaparece el brillo excesivo del rostro) así que si tu rutina de piel se encuentra cargada de hidratantes y necesitas un producto que elimine el brillo mientras hidrata ligeramente, esta opción es perfecta.
  • Fluido: La textura más ligera, se absorbe de manera rápida y fácil y absorbe un poco menos que la crema; esta absorción no es indicada especialmente para pieles grasas pues sigue siendo un poco más pesada que la crema matificante así que puede ayudar a pieles secas y mixtas, así como sensibles.
  • Gel toque seco: También cuenta con rápida absorción, se recomienda aplicar en el rostro y esparcirla de manera rápida antes de desaparecer. Es perfecta para pieles grasas y mixtas pues también matifica. Su textura es un gel con efecto terciopelo en la mayoría de las ocasiones.
  • Leche: Muchas veces podemos confundir las texturas leche, fluido y crema pues se parecen bastante. Se usan texturas en leche para bebés, infantes y personas con necesidades de hidratación.

También es perfecto como protector corporal y su textura es tan líquida que también lo puedes encontrar en spray para una mejor aplicación incluso en la playa.

  • Maquillaje compacto: La innovación cosmética ha incorporado factores de protección en maquillajes compactos para una mejor aplicación. Los beneficios de usar esta textura es la fácil aplicación y transporte así como la adaptabilidad en pieles grasas pues elimina el brillo.

Sin embargo, utilizar este tipo de maquillajes puede ser difícil de esparcir y recomendamos tener una brocha o aplicador extra ya sea si el maquillaje compacto viene en crema o polvo.

  • Maquillaje líquido: Esta segunda textura de maquillaje se sugiere con aplicados en esponja o brocha, no se ocupa mucho producto y su textura hidrata mientras contiene una mayor cobertura del rostro.

A pesar de utilizar maquillaje con SPF, recomendamos que tus reaplicaciones sean con un protector solar de mayor cobertura y espectro.

  • Mousse: Una de las texturas favoritas de nuestros clientes y también de las más nuevas son los mousse con textura y efecto primer, esto quiere decir que, la piel termina con un tacto aterciopelado, además hidrata y crea una pequeña protección frente a los contaminantes.

Todos los tipos de pieles pueden utilizar esta textura, se absorbe rápido así que se recomienda es utilizar muy poco producto.

  • Polvo mineral: Otra innovación importante en texturas es el polvo de fácil reaplicación, su composición es mineral así que protege también sobre rayos infrarrojos y también matifica.

Lo pueden utilizar todos los tipos de piel y, aunque son pocos gramos de polvo, el producto tiene una duración extensa. Asegúrate de darle tres pequeños toques con la brocha hacia abajo para que el producto se expulse de manera correcta.

Protectores especiales

En las mismas texturas existen protectores exclusivos para pieles grasas o secas; también para tratar problemas como la pigmentación o rosácea. Es por esto que es importante que consideres su función y textura para que se adapte a tu rutina; si necesitas asesoría en esto puedes acercarte a tu dermatólogo de confianza pues ellos tendrán la mejor opción para ti.

            Utiliza tu protector cada 3 ó 4 horas y recuerda limpiar tu rostro por lo menos dos veces al día.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario